Las banderas

Lo vi arrancando una de las tiras de banderas que había en la plaza. Lo reconocí antes de que saliera corriendo. Era el juez. Yo me había desvelado y había salido a caminar de madrugada. Las banderas eran de colores y él corría como si llevara una cometa. Hoy lo he visto serio y circunspecto en el Juzgado. No me ha saludado. Nunca saluda a nadie. Alguien me contó que vive solo hace años y que tuvo una infancia muy dura. Yo vi al niño que él esconde arrancando las banderas de la plaza durante la madrugada. No se lo he contado a nadie. No me creerían. Imagino esas banderas colgadas en el salón de su casa. Tiene pinta de ser uno de esos hombres que se inventan otra vida cuando llegan de la calle y no los ve nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.