La delatora

Manchaba los suelos según veía que la limpiadora abandonaba la oficina. Se acercaba con botellas de refrescos y los vertía en el suelo de los baños y de los despachos cuando no la veía nadie. Luego era ella misma la que se quejaba de la falta de profesionalidad de la limpiadora. Habían echado a cinco en solo tres meses. La primera de ellas, madre soltera con un niño de cinco años a su cargo, fue llorando y pidiendo explicaciones a su jefe. Ahora vive en la calle y al niño lo cuida una de sus hermanas. Esa mujer que ensucia los suelos de la oficina ha pasado a su lado y le ha dejado una moneda de cincuenta céntimos en el plato. Siempre fue una malvada, desde que era niña y delataba a las compañeras de clase por robos que había cometido ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.