Las flores mustias

Le regalaba flores a todas horas. Ella no sabía qué hacer con tantos ramos. Lo habían dejado hacía un año, supuestamente de mutuo acuerdo. Fue ella quien lo propuso y él dijo que era lo mejor después de más de dos años sin besarse o darse una caricia. Él no consigue olvidarla; pero tampoco quiere volver a con ella. Le envía las flores todos los días para que se le pudran todas juntas en su casa. Necesita saber que ella también respira ese extraño aire de las flores mustias que hace poco brillaban como si fueran a durar siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.