Titanic

Ella decía que era como la música del Titanic. Yo tocaba el violín, hacía mucho frío y la miraba con cara de pena para ver si me daba algo de dinero. No me dejó ni unos pocos céntimos. Abrazó a su novio y lo besó. Le dijo que esa música la había puesto muy romántica. Vi cómo él le acariciaba disimuladamente las nalgas. Se alejaron en dirección al hotel que está justo al lado y yo seguí tocando el violín bajo la lluvia. La chica tenía razón, soy como el Titanic y en cualquier momento me voy a hundir en medio de estos charcos mientras ellos ya se estarán acariciando con esta música de fondo. Les estoy dedicando un repertorio de temas de amor para ver si cuando bajen me dan dinero por toda la pasión que les he regalado esta tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.