Los juglares

Los juglares atraviesan siglos cambiando solo los acordes y los nombres de las historias que van contando por las calles y las plazas. Hoy los encontré de nuevo, como bardos medievales extraviados en el tiempo. Bailaban y cantaban en una calle peatonal de mi ciudad. Eché unas monedas y seguí caminando, pero a medida que me alejaba tenía la sensación de que mis pasos eran solo un espejismo imaginado. Si cerraba los ojos, yo aún era aquel poeta de hacía muchos siglos que recitaba romances por las plazas de los pueblos. Algunas mañanas me levanto y repito nombres que no me suenan de nada, o recuerdo historias que luego escribo y que uno tiene la sensación de haber vivido antes. Un juglar es un bardo con memoria, y la memoria, con los años, se acaba confundiendo con los sueños, incluso cuando uno no recuerda nada de otros tiempos y de otras calles en las que también contaba las vidas que pasan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.