Los avisos

Le enviaron un mensaje para recordarle que tenía cita con el traumatólogo la semana siguiente. Él no había pedido ninguna cita, pero justo el día que lo habían citado se partió una pierna. A los cinco meses le enviaron desde la misma clínica un aviso de cita con el oftalmólogo. Tampoco la había solicitado; pero una hora antes de que se cumpliera la hora fijada en aquel mensaje perdió la visión de uno de sus ojos. Ahora acaba de recibir un aviso para que acuda al neumólogo. No le ha comentado nada a nadie, pero lo ha dejado todo para salir a respirar cerca del mar y de los bosques cercanos. Intuye que solo le quedan nueve días para perder el aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.