La fumadora

Salió a la calle y se fumó un cigarro. Nunca antes había fumado. Su compañero de oficina le dio las gracias. Realmente estaba matando el mono de su compañero con cada calada. Ahora solo tiene que hacerle una señal para que ella recoja su caja del cajón y salga fuera a fumar los cigarros. Le da lo mismo enfermarse a largo plazo. No le saben a nada porque quien se queda con el sabor es el que sigue trabajando en la mesa. Solo es un extraño conducto por el que pasa el humo. Los dos se aman desde hace muchos años, pero ella no logra besarle porque jamás ha soportado un aliento con sabor a tabaco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.