El personaje

Se iba parando de vez en cuando. Regresaba a su casa y alguien había dejado por todo el trayecto páginas de un libro que él iba leyendo poco a poco. Contaba su vida. Habían narrado su existencia y la habían publicado en un libro que ahora aparecía deshojado por donde transitaba a diario. Se reconoció personaje. No era la persona que creía que era sino solo aquella que alguien contó en una novela que estaba desperdigada por la calle. La gente pasaba a su lado como si no existiera. Solo quien leyó alguna de aquellas páginas lo llegó a ver en su mente como mismo se veía él cuando se iba reconociendo en las palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.