El papel y lo abstracto

Se recicla el papel, pero no las letras, o por lo menos se salvan las letras que alguien memorizó inconscientemente mientras leía o subrayaba una frase. Él ha perdido la memoria, y sin embargo yo sé que allí donde no alcanza ahora mismo su recuerdo se repite un eco de versos o de frases de novelas que releyó muchas veces. Yo leo esas palabras en el fondo de su mirada. Los demás creen que ha vuelto a la infancia y que no sabe dónde habita ni dónde vive cuando abre los ojos cada mañana. No aciertan. Su otro yo recuerda nítidamente toda la literatura que pasó ante sus ojos ávidos de historias y de emociones inolvidables. El olvido solo hace desaparecer el papel, la materia de la que se vale lo abstracto para mantenerte a salvo.

Un comentario en “El papel y lo abstracto”

  1. Sí. Somos como el papel escrito, materia y… alma, por nombrar de algún modo a todo sentimiento o deseo de existir que queda escrito sobre la carne. Existir siempre es presente; como todo lo abstracto, la idea de una esfera siempre está presente, antes, durante y después del Universo, aunque el Universo colapse quedará latente toda posibilidad de existencia, todo lo que alguna vez podría ser, todo lo que una vez tomó forma y fue, todo lo que una vez se escribió, sobre el papel o sobre la carne.
    No deberíamos olvidar que la vida es más que sobrevivir, más que una lucha contra la materia y el tiempo; en el fragor de esa lucha olvidamos lo más importante y humilde: que la vida también es vivir, acariciar lo bueno y lo bello que sólo el alma es capaz de reconocer… y de escribir, sobre el papel o sobre la carne.
    Santiago, soy un reflejo ante lo que tú escribes, pero me repito mucho, insisto en lo bueno y lo bello, lo bueno y lo bello… En fin, es que todo lo humano, lo verdaderamente humano, tiende al éxtasis del sentimiento; el resto son preocupaciones mundanas que al final se reducen a interpretaciones matemáticas. Que nunca cansen las maravillas, que persista la admiración ante el color del cielo que nunca se repite. Qué triste sería el día en que uno se convenciera de que los colores del cielo se repiten; por ahora no me lo creo, no me lo puedo creer, porque es mi actitud ante la Existencia, porque es el amor a la Vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.