El abogado

Nunca contaba toda la verdad. A veces, cuando alguien no cuenta toda la verdad, puede terminar mintiendo mucho más que los canallas que ya juegan con las cartas marcadas de antemano. Había actuado así toda su vida y le había ido bien en un mundo en el que casi todos son mentirosos. Él se justificaba a sí mismo repitiendo todo el tiempo que por lo menos decía alguna verdad, y que lo que no quería decir se lo callaba. Llevaba veinte años con aquella mujer a la que nunca le dijo que ya hacía mucho tiempo que no la amaba y tampoco soportaba a los compañeros del bufete; pero con esa mujer y con sus compañeros sonreía como si los quisiera con toda su alma. También había aprendido a callarse consigo mismo. No se mentía, pero mantenía a raya su mala conciencia evitando las preguntas que sabía que le acabarían comprometiendo. Le dejaban los casos más complicados, y casi siempre terminaba ganando los juicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.