Fumadores pasivos

El médico le pedía que no le mintiera. Tosía sin parar mientras trataba de explicarle que decía la verdad, aunque luego las radiografías le dejaran en evidencia. Tenía los pulmones negros de alquitrán y nicotina y el hígado a las puertas de una cirrosis incurable. Él juraba que jamás había fumado y que solo se tomaba una cerveza de vez en cuando. Se había encerrado durante las vacaciones con las siete temporadas de Mad Men. Le decía a todo el mundo que era la mejor serie que había visto en su vida. Lo que no sabía es que el humo de los protagonistas se acababa colando en sus pulmones mientras él seguía la trama sin darse cuenta de nada. Por eso los personajes aparecían siempre radiantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.