Ojos verdes

Recogí la ropa. Llevaba varios días tendida en mitad de la azotea. Aquí los vecinos no se conocen. Yo sí me tropecé con ella un par de veces. No sé qué hacer con su ropa interior y con sus vaqueros. Huelen a humedad de tanta lluvia y de tantas horas a la intemperie. Si alguien no viene a recoger la ropa que deja tendida es que le ha pasado algo. Yo toqué en la puerta y no me abrió nadie. El portero habitual estaba de vacaciones. Cuando le pregunté al nuevo me dijo que creía que era la chica que habían encontrado muerta en su piso. Sufrió un infarto y fueron sus padres los que alertaron de su ausencia. Vivían en otro país. Ella era de otro país. Tendría unos cuarenta años. Era muy guapa. Lavaré su ropa y la llevaré a una institución benéfica. Sus trabas eran todas de color verde. Como sus ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.