Supervivencias

Hay seres vivos que no dejen de moverse ni siquiera cuando parten su cuerpo por la mitad. La cola del lagarto sigue brujuleando inquieta aunque ya no esté unida al cerebro y al corazón del saurio. También los insectos siguen moviendo sus patas como si fueran capaces de seguir viviendo en cada una de sus articulaciones. Nuestro cuerpo, en cambio, se paraliza con un golpe tonto o un infarto repentino. Sin embargo, como en los otros animales, hay algo que se sigue moviendo sin el control de nuestro propio cerebro. Cada emoción que sientes es una parte de ti que quedará con vida más allá de tu propia muerte. Nos pueden destrozar por muchas partes; pero no podrán derrotar a nuestro pensamiento, ni tampoco acabar con todas esas ilusiones que nos permiten remontar el vuelo en los desastres. La supervivencia no solo es física. También las palabras seguirán vivas aunque ya no estemos nosotros para interpretarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.