Publicado el

Quique Setién

A veces el fútbol nos sigue dando razones a los que creemos en algo más que el resultado. Buscamos el mito, la épica y una recuperación de la infancia. Quique Setién ha defendido siempre el balón como si fuera un ánfora,  y también a todos aquellos que logran hacer algo diferente cuando lo tienen entre sus piernas. Eso le ha costado despidos, incomprensiones y ataques de todos los pragmáticos.

Una y otra vez nos hablaba de Cruyff a los amigos, de su filosofía del fútbol y de la belleza como concepto para entender lo que no se concibe por quien no entiende este deporte como algo más que un juego. Hoy me alegro mucho de su fichaje  por el Fútbol Club Barcelona. En Las Palmas nos regaló los mejores momentos de fútbol que yo he vivido en los últimos cuarenta años, y eso es algo inolvidable para muchos de nosotros, sobre todo aquel gol, coral y poético, contra el Villarreal: para mí el gol más bello de la historia de la Unión Deportiva por la cantidad de pases previos y por la culminación, casi circense e imposible, de Viera, Tana y Boateng.

Ahora tendremos la suerte de ver ese juego en el Barça. Los que me conocen saben de mi innegociable afición a la Unión Deportiva Las Palmas (aunque estoy alejado desde que, justamente, los prepotentes se empeñaron en matar  lo que nos enamora a los que amamos el fútbol canario de toda la vida, el que Setién logró recuperar durante unos meses inolvidables). Mi otra cercanía futbolera es el Real Madrid. Por tanto, me lo pone difícil Quique Setién; pero por una vez, menos cuando juegue contra Las Palmas o el Madrid, querré que gane el Barça si despliega en el terreno de juego la filosofía, arriesgada y preciosista, que estila el entrenador cántabro. Si le va bien, nos irá bien a todos los que vivimos el fútbol como algo más que un juego de veintidós jugadores corriendo detrás de un balón. Me siento feliz de que un amigo logre cumplir un sueño que se ha ido gestando pacientemente, sin prisas, sabiendo siempre que lo importante de este juego, como en el poema de Kavafis, y como en la propia vida, es el camino. Un catalán como Josep Pla describió lo que busca Setién mucho antes de que llegáramos nosotros: “la mínima distancia entre dos puntos -dijo- no es la línea recta sino el arabesco.” Ese arabesco, que con Messi en su equipo se concibe casi como un destino inevitable, será sin duda la esencia que busque Setién en cada uno de los partidos. Si tiene suerte, creo que nos aguardan momentos memorables en los próximos meses.

Publicado el

Llegar a tiempo

A veces la vida tiene que dar muchos rodeos para que nosotros aprendamos el camino. Lo sabio es errar, dudar y equivocarnos; pero lo inteligente es aprender de todos esos errores, de esas eternas dudas y de las equivocaciones. No somos máquinas perfectas, y justamente de la imperfección es de donde viene nuestra grandeza, nuestra necesaria evolución para seguir adaptándonos al planeta y a sus circunstancias, al paso del tiempo y a nuestro propio destino cuando no está en nuestra mano cambiar lo que el azar nos va ofreciendo a media que avanzamos.

Tampoco todos los libros llegan a su debido tiempo. El otro día leía un ensayo imprescindible de Stefan Zweig sobre Montaigne. El escritor vienés, que dejó ese libro inconcluso cuando ya estaba en Brasil huyendo de la barbarie nazi, hablaba de un primer encuentro con la obra de Montaigne cuando era más joven y no llegó a entender la hondura de sus planteamientos, ni tampoco la reivindicación de la independencia intelectual y de la libertad que planteaba el autor francés en sus escritos. Lo entendió mucho más tarde, cuando vio cómo todo su mundo se venía abajo en uno de esos ciclos extraños que vive la humanidad de vez en cuando y que amenazan a las libertades y la propia supervivencia de los humanos. Zweig no soportó la barbarie ni el exilio y puso fin a su vida mientras escribía ese ensayo clarividente y necesario en estos días convulsos que estamos viviendo. Hablaba siempre de la aurora que aguarda más allá de esa oscuridad que nubla la mente de los humanos y que nos lleva a perder la razón y a matarnos los unos a los otros como fieros animales irracionales.

Al final, lo que nos queda es la educación y la cultura, las horas de lectura en soledad, el pensamiento libre y esos libros que nos salvan tantas veces en los cruces de caminos o en los abismos inevitables. Todos querríamos tener la fuerza de la juventud con la experiencia y la mesura del paso de los años. Ya Rubén Darío nos advirtió hace mucho tiempo de que la virtud está en ser tranquilo y fuerte y que el fuego interior todo lo abrasa. A veces hay que volver a las bibliotecas a buscar los libros que no entendimos a los veinte años. También deberíamos hacer lo mismo con nuestra propia experiencia diaria, volver a ver lo que nos cegaba con otra mirada y con otra perspectiva, aprovechando esa armonía que dejan los años cuando se viven intensamente y cuando se ha aprendido que todo es tránsito y que, ni siquiera eso que todos los demás encumbran o confunden con el éxito, vale realmente el potosí que nos venden . Cada día reivindico más nuestra capacidad de reírnos de nosotros mismos y de quitarle importancia a todas esas baratijas que nos venden como necesarias.

Publicado el

Historia de Mr. Sabas, domador de leones, y su admirable familia del circo Toti

Hay tardes en la que uno sueña con circos porque la llegada del circo, cuando éramos niños, cambiaba el color de los días y el sentido de las horas. El pueblo, de repente, era una gran carpa de colores y una presencia de animales que solo podíamos ver en los documentales o en los zoológicos. Ya nada volvía a ser lo mismo, y cuando se marchaba el circo quedaba ese halo de melancolía tan parecido al que dejan algunos domingos por la tarde o el final de todos los veranos.

Contar una historia es un arte, un conjuro de ritmos y de palabras, una música que te va llevando como llevaban los riegos de la infancia a los barcos de papel que no zozobraban en el torrente alborotado de las aguas. Me atrevo a afirmar que Anelio Rodríguez Concepción es ahora mismo uno de los mejores contadores de historias de la literatura hispanoamericana, y si ustedes quieren comprobar por qué lo digo lean cuanto antes Historia de Mr. Sabas, domador de leones, y su admirable familia del circo Toti. Lo acaba de publicar la editorial Pre-textos y uno agradece al autor, a la editorial y a todos los personajes que transitan por el libro su insistencia en alegrarnos la vida durante unas horas, como mismo nos la alegraron durante años muchos años algunos de los nombres que aparecen en la historia, porque como escribí hace un momento, lo que se cuenta es una historia de esas que te detienen y te emocionan a medida que vas pasando las páginas. Se escapa un león al que disparan en las calles de Santa Cruz de La Palma y su domador, que iba avisando de su mansedumbre y su docilidad, muere de pena. Eso es lo que le contaron a Anelio para casi obligarle a que escribiera ese suceso; pero lo que viene luego, cuando se sienta a escribir o cuando sigue la estela de las vidas de las familias circenses que fueron el origen del circo Toti y de otros circos grabados en la memoria de varias generaciones, ya se convierte en literatura, en azar, en lo que parece que es ficción y no nos atrevemos a preguntar si es real para que no se pierda la magia y sigan resonando los redobles bajo la tensión de la carpa o en los caminos en los que anunciaba el espectáculo Pepe Cañadulce. El Cañadulce se creía entonces, antes de vivir en los alrededores del Guiniguada, una celebridad, un artista, por llamar la atención de la gente como hombre del circo y como privilegiado viajero por esos lindes de lo imposible que acontecen en el trapecio o en una cuerda que tiembla igual que los recuerdos que revolotean en el alma.  En el libro alguien avisa de que “hay que tener cuidado con la memoria personal de largo alcance” porque todo se acaba confundiendo con lo que uno soñó que sucediera. Lo que sí sabemos, como dice uno de los personajes, es “que de pena solo se mueren los mirlos enjaulados”. Mientras contemos con lecturas como esta de Mr. Sabas no hay jaula que atrape nuestros sueños.