Las vacaciones

Las conquistas sociales del siglo XX han generado un nuevo tipo de economía que es el mundo del ocio, que crea puestos de trabajo y ayuda a que la máquina funcione. Pero se ha creado un estado general en el que hay mucha confusión, porque si antes las vacaciones eran descansar del trabajo ahora es, además, irse a otro lugar, y parece que no hay vacaciones si no hay traslado.
DSCN2426.JPGEsto ocasiona que muchas personas vivan su período de vacaciones con un estrés que a veces es mayor que el de la vida diaria. Hay que viajar, y a menudo la gente se apunta a viajes tremendos, en los que en diez días visita doce ciudades, se da unas palizas de guagua terribles y acaba por no saber ni en qué lugares ha estado. Y tiene la memoria de su cámara llena de fotos con que luego martirizará a los amigos cuando regrese.
Eso tampoco es bueno, porque cuando se reincorporan al trabajo están más cansados que cuando empezaron las vacaciones. Y ya que la crisis ha detenido muchas de estas locuras, tal vez habría que pararse a pensar en el verdadero significado de lo que son las vacaciones, de lo que es un viaje de placer y de lo que es el verdadero y necesario descanso. Se trata de desconectar pero no enchufándose a un cable de alta tensión para salir quemado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.